Mujer pagando con tarjeta de crédito

Aprende a usar tu tarjeta de crédito

Las tarjetas de crédito pueden ser una herramienta poderosa para tus finanzas personales. Sin embargo, como cualquier herramienta, puede ser dañina si no se usa con prudencia. Pero, ¿qué significa usar tu tarjeta de crédito con prudencia?

Algunos pueden usarla para construir su historial crediticio y ganar recompensas. Pero para otros, usarla de manera inteligente significa no usarla en absoluto.

¿Son las tarjetas de crédito “buenas”?

Preguntar si una tarjeta de crédito es buena o mala es como preguntar si lo son los martillos o destornilladores.

Las tarjetas de crédito son herramientas financieras y no deben considerarse intrínsecamente buenas o malas. En cambio, depende del titular determinar cómo se utilizarán.

Si utilizas tus tarjetas de crédito para incurrir en costosos intereses y tarifas, y perjudicas tu crédito, entonces son ciertamente malas para ti. De hecho, el hogar promedio  tiene $ 9740 en deuda total, según un estudio reciente.

Pero si usas tus tarjetas de crédito como un método de pago seguro y conveniente, mientras construyes tu historial crediticio y utilizas valiosos beneficios para los titulares de tarjetas, entonces las tarjetas de crédito pueden ser buenas para tus finanzas personales.

Hombre usando tarjeta de crédito

Evita los intereses y la deuda

El primer objetivo del uso responsable de la tarjeta de crédito es minimizar, o evitar por completo, los cargos por intereses. Estas tasas de interés se imponen sobre el saldo diario promedio de tu cuenta y pueden resultar en cargos extremadamente costosos con el tiempo.

Según las estadísticas más recientes, la tasa de interés promedio de las tarjetas de crédito en las cuentas que se evaluaron con interés es de casi el 17%. Si tiene mal crédito, esa tasa será mucho más alta.

Afortunadamente, puedes usar una tarjeta de crédito sin pagar intereses. La clave para evitar intereses es pagar los saldos de tu estado de cuenta en su totalidad y a tiempo todos los meses.

En otras palabras, podrás usar tu tarjeta de crédito con la seguridad de no tener un costo mensual.  Po lo anterior, tener una se traduce en un gran beneficio económico, lo cual es muy bueno.

Mujer a punto de usar su tarjeta de crédito

 

Pero, ¿qué sucede si no puedes pagar tu saldo en su totalidad todos los meses? Hay algunos enfoques que algunas personas adoptan para esto:

Evita usar tu tarjeta de crédito

Algunos argumentarían que, para evitar intereses, simplemente debes evitar el uso de tarjetas de crédito, ya que será el método de pago más costoso cuando incurras en cargos por intereses.

De esa manera, puedes tener una línea de crédito abierta y crear un historial crediticio, que representa el 15% de tu puntaje crediticio.

Restringe cómo y cuándo usas tu tarjeta

Otra estrategia es restringir severamente el uso de tu tarjeta de crédito para recibir algunos de los beneficios del uso de la tarjeta sin pagar intereses. En este caso, puedes guardarlas en casa para poder resistir la tentación de realizar compras impulsivas.

Por ejemplo, puedes restringir el uso para pagar solo el combustible y convertir en un hábito pagar tu factura inmediatamente después de dejar el surtidor.

Básicamente, esta táctica te obliga a ser más consciente de cuándo usas tu tarjeta de crédito, ya que tendrías que acordarte de llevarla contigo si necesitas hacer un propósito específico. O puedes dejarla cerrado y solo sacarla en casa para realizar compras pensadas y mucho más fáciles con tarjeta, como reservas de hotel o alquiler de coches.

Realiza pagos más frecuentes

Otra forma de minimizar los cargos por intereses es realizar pagos frecuentes. Es un error pensar que solo puede o debe realizar un único pago cada mes, en la fecha de vencimiento o antes.

Al realizar varios pagos cada mes, ya que tienes dinero disponible para pagar tu deuda, puedes reducir tu saldo diario promedio. Y como recordarás, es tu saldo diario promedio el que se usa para calcular la cantidad de intereses que debes.

Administra la deuda

Como mínimo, debes intentar administrar la deuda de tu tarjeta de crédito de la mejor manera posible. La mayoría de los expertos recomiendan mantener la deuda por debajo del 30% del límite de crédito de tu cuenta, para evitar que lo que se denomina índice de utilización de crédito afecte negativamente tu puntaje crediticio.

Esta es una muy buena recomendación, pero no hay nada mágico en el 30%. La conclusión es que cuanto menor sea tu deuda, menos intereses se te cobrarán y menos impacto tendrá en tu historial crediticio y puntaje crediticio.

Ahora que ya sabes cómo usar tu tarjeta de crédito de manera responsable, puedes usarla sin preocupación. Solo no olvides seguir todos las recomendaciones que aquí te hemos dado.