5 hábitos saludables de dinero para niños

Nos esforzamos por ayudarte a tomar decisiones financieras con confianza. Por esta razón, te vamos a compartir un TOP 5 de habitos saludables de dinero para niños. 

Alcancía para ahorros

 

Nunca es demasiado temprano para comenzar a enseñarles a tus hijos hábitos saludables, y eso incluye los financieros.

Desde temprana edad, los niños comienzan a observar a sus padres en todas las áreas de la vida, incluidos tus gastos y ahorros, y cómo hablan sobre el dinero.

Los niños perciben nuestras actitudes sobre el dinero con solo mirarnos.

Comienza a enseñar a tus hijos hábitos financieros saludables a una edad temprana para que puedan comenzar a comprenderlos y practicarlos temprano en la vida.

Puedes usar experiencias cotidianas para inculcar conciencia financiera e inteligencia en tus hijos.

Iniciar con conceptos como que es una tarjeta de crédito y cómo usarla, beneficios de ahorrar y más… es algo que ya deberías integrar a la educación de tus niños.

Aquí hay cinco hábitos relacionados con el dinero que puede comenzar a enseñarles ahora mismo.

1. Modela un buen comportamiento financiero

Los niños observan a sus padres y reproducen muchos de sus hábitos. ¿Qué están aprendiendo tus hijos de ti sobre el dinero? Ten en cuenta tus gastos con tus hijos.

¿Tú y tu pareja siempre obtienen los últimos artilugios, automóviles o artículos para la casa? ¿Comen mucho en familia? Si es así, es probable que tus hijos desarrollen una actitud financiera de “lo quiero, lo puedo tener”, lo que podría conducir a algunos errores financieros dolorosos.

Practica comprar con un presupuesto ajustado, usando cupones en la tienda de comestibles y preparando comidas caseras desde el principio.

Incluso si tus hijos son pequeños, se dan cuenta de estas cosas y aprenderán a valorar el dinero.

Niña ahorra en su alcancía

2. Hazlos esperar para comprar lo que quieran

Aprender a retrasar la gratificación es una habilidad muy necesaria en la sociedad actual de “tenerlo ahora”.

Enseña a tus hijos desde una edad temprana que cuando van a la tienda contigo, no siempre salen con algo.

Si no pueden dejar de hablar sobre el nuevo juguete que quieren, diles que pueden pedirlo para su cumpleaños o Navidad, o déjalos ganar dinero ayudando con las tareas domésticas.

A través de esto, los niños aprenderán disciplina con el gasto y que no siempre pueden comprar algo cuando lo desean.

3. Enséñales a ahorrar a largo plazo

Una excelente manera de enseñar a los niños a ahorrar dinero es con la regla de los tercios.

Cuando tus hijos reciban un dinero para su cumpleaños, pídeles que pongan un tercio en una cuenta de ahorros a largo plazo como una cuenta de ahorros.

Puedes ayudarlos a establecer objetivos para artículos más grandes que tal vez quieran comprar o ahorrar, como una bicicleta nueva, una cocina de juegos o incluso un Xbox.

4. Enséñales a comparar precios, características y calidad

Puedes llevar a tus hijos de compras y comparar precios con ellos en una variedad de artículos para que vean el valor de lo que pueden comprar.

Muéstrales dos camisas a diferentes precios y explica por qué tienen un precio diferente (material, venta o marca).

Llévalos a la tienda de comestibles y muéstrales cómo el mismo alimento puede tener dos precios diferentes y permite que te ayuden a decidir cuál comprar.

Cuando vayas de compras para el regreso a la escuela, establece un presupuesto y pídeles que obtengan la ropa que necesitan, dentro de ese presupuesto.

Enseñarles el valor del dinero con estas pequeñas cosas, lograrás una gran impacto en la educación financiera de los pequeños.

5. Permiteles tomar decisiones y aprender de sus errores

Si tu hijo ahorra suficiente dinero para algo que cree que lamentará comprar más tarde, permítele comprarlo de todos modos.

Los niños recordarán haber gastado sus ahorros en un juguete que usaron solo unas pocas veces y pueden tomar diferentes decisiones en el futuro debido a esa dolorosa lección.

Es mejor para ellos aprender las consecuencias ahora que cuando sean mayores y las consecuencias sean mucho mayores.

Ayudar a tus hijos a desarrollar hábitos de dinero saludables es una de las mejores cosas que puede hacer por ellos como padre.